NACIMIENTO DE LOS MSC

Estando Julio Chevalier residiendo en Issoudun, trabajando como Vicario parroquial, busca llevar a la práctica una idea que había nacido ya en él en su etapa de seminarista: fundar una Congregación misionera cuyo fin sería llevar a los hombres el amor misericordioso de Dios como remedio a los males de su tiempo. Comunica su idea a su otro compañero de seminario y vicario como él, el P. Maugenest, que quedó entusiasmado con ello. Sus buenas intenciones fueron conocidas inmediatamente por sus superiores y otros sacerdotes, recibiendo una fuerte oposición. Pero los hechos que se sucedieron -"milagrosos", en palabras de su obispo- hicieron que pudiera ser llevada a cabo. El P. Chevalier había prometido a la Santísima Virgen que, si Ella le ayudaba, la veneraría de una forma especial. Y la ayuda de María llegó los últimos días de una novena que ambos vicarios habían iniciado para pedirle luz y ayuda: los medios económicos para llevarla a cabo, y que, por medio de un desconocido, llegaron a sus manos. Era el día de la Inmaculada (8 de diciembre) de 1854, día en que se considera fundada la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón.

Ambos vicarios fueron sus dos primeros miembros. El P. Chevalier cumplió su promesa a María, honrándola con el título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Su primera residencia fue un pajar abandonado.

Pero sus metas iban más lejos. Otras tres fundaciones nacerán en años sucesivos: la Congregación de Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón (1874), la de los Sacerdotes (seculares) del Sagrado Corazón y la Tercera Orden del Sagrado Corazón, llamada más tarde Fraternidad Seglar M.S.C. o Laicos M.S.C., como se la conoce en la actualidad. En 1900, el P. Humberto Linckens, M.S.C., fundará la Congregación de Misioneras del Sagrado Corazón de Hiltrup. Todas estas fundaciones llevan el mismo espíritu y viven el mismo carisma de los Misioneros del Sagrado Corazón.

Si la idea del P. Chevalier se circunscribía en un principio a la descristianizada región en que trabajaba, la expulsión de Francia de las Órdenes y Congregaciones religiosas y la petición del Papa León XIII de misioneros para Melanesia y fueron causa de la expansión por todo el mundo.

En vida del P. Chevalier, la pequeña semilla sembrada el 8 de Diciembre de 1854 ya era un árbol frondoso de frutos sazonados, con raíces en países como Francia, España, Italia, Holanda, Bélgica, Alemania, Austria, Inglaterra, Irlanda, Canadá, Estados Unidos, Australia, Nueva Guinea, Nueva Bretaña, Islas Gilbert, Filipinas e Indonesia. Sí, aunque parezca mentira, todo esto ocurrió durante la vida del Fundador, lo que habla muy claramente de su espíritu misionero y su servicio a la Iglesia.

Después de su muerte, en 1907, el árbol continuó ahondando y ensanchando sus raíces. Hoy día la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón está extendida por todo el mundo.

En la década de los 70 se dio en nuestra Congregación (a la luz del Vaticano II) y con el impulso del P. Eugenio Cuskelly, Superior General, un redescubrimiento de las riquezas de su propio carisma: anunciar y compartir el amor misericordioso de Dios, comprometiéndose en una clara opción por los pobres. Esa opción caló de tal manera en algunos de sus miembros que tomaron opciones difíciles, arriesgadas y comprometidas, llegando a entregar por ellas su propia vida. No eran los primeros en entregar su vida por fidelidad a su misión. Todos ellos, con su opción, han escrito una de las paginas más bellas de los MSC.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información