LA VISION DEL P. JULIO CHEVALIER

El P. Julio Chevalier estaba profundamente conmovido por los males que afligían a la gente de su tiempo. Al contemplar el Corazón de Cristo, en quien se revela el amor compasivo del Padre, descubrió en él el remedio a los males del mundo. Impulsado por ese amor y guiado por el Espíritu Santo, fundó en la Iglesia la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón.

También nosotros somos impulsados por el mismo don que recibió nuestro Fundador. Vivimos, en comunidad fraterna, la fe en el amor compasivo del Señor; al mismo tiempo, somos enviados al mundo a proclamar la Buena Noticia del amor y la bondad de Dios, nuestro Salvador, y a dar, con toda nuestra vida, testimonio de Él.

Nuestro fundador quiso expresar todo esto en el lema que nos dio:

¡Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús!

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información