MÁRTIRES EN GUATEMALA

P. José Mª Gran Cirera

Había nacido en Barcelona el 27 de abril de 1945. Estudió en el Colegio San Miguel, dirigido por los Misioneros del Sagrado Corazón. Se tituló en peritaje Industrial. Después del noviciado en la Congregación (1965), hizo su primera Profesión religiosa, el 8 de septiembre de 1966. Fue ordenado sacerdote el 9-VI-1972 en Valladolid. Destinado a la Misión de El Quiché (Guatemala) tres años después (1975), donde trabajó en los lugares de mayor riesgo, fue asesinado en las montañas de Chajul, junto con su catequista Domingo, cuando regresaba de su recorrido apostólico. Está enterrado en Chajul.

 

 

P. Faustino Villanueva

Este navarro, nacido en Yesa el 15-II-1931, ingresó en la Pequeña Obra en 1943. Hizo el noviciado en Canet de Mar en 1948. Un año más tarde (8-IX-1949) profesó en la Congregación  MSC Fue ordenado sacerdote en Logroño el 25 de febrero de 1956. Tres años más tarde fue destinado a la Misión de El Quiché, en Guatemala. Trabajó también e Nicaragua. De regreso a Guatemala, fue destinado a la parroquia de Joyabaj, donde un atardecer del 10 de julio de 1980 fue asesinado en su despacho parroquial por dos sicarios que le dispararon a la cabeza. Sus restos mortales reposan en Joyabaj.

 

 

P. Juan Alonso Fernández

Asturiano, nació en Cuérigo el 29-XI-1933. Fue alumno de la Pequeña Obra, de donde pasó al noviciado en 1952. Hizo su profesión Religiosa el 8 de septiembre de 1953. Fue ordenado sacerdote en Logroño el 11 de julio de 1960. Ese mismo año partió para la Misión de El Quiché, donde trabajó algunos años, partiendo después como misionero a Indonesia. De regreso a Guatemala, siempre escogió los lugares más duros de la Misión. Cuando los MSC se vieron en la necesidad de abandonar la Misión, junto con su obispo, él se ofreció para quedarse a atender a sus fieles quichés. Muy poco después (15-II-1981), cuando iba a visitar a sus feligreses, fue detenido, torturado y asesinado en La Barranca.  Sus restos mortales reposan en Lancetillo, en la Zona Reyna.

 

 

 

 

Oración por la Beatificación de los Padres Faustino Villanueva, Juan Alonso y José Mª Gran

Señor, Padre misericordioso:

Gracias por tu Hijo Jesucristo,
El Testigo fiel.
Gracias por quienes,
como Faustino, Juan y José María,
movidos por tu Espíritu,
son en la tierra testigos de tu Amor.
Gracias, porque, sintiendo con Cristo,
el Buen Pastor,
dieron su vida por los pobres.
Gracias por el testimonio
de su vida y su sangre derramada.
Glorifícalos, Padre, en tu Nombre.
Dánoslos como intercesores ante Ti,
para que en todas partes
se haga presente tu Reino
de Justicia, de Amor y de Paz.
Con Nuestra Señora del Sgdo. Corazón,
te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Amén

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información