Es necesario un remedio eficaz

«Dos plagas corroen nuestro desgraciado siglo: indiferencia y egoísmo. Es necesario un remedio eficaz aplicable a estos dos males. Este remedio se encuentra en el Corazón Sagrado de Jesús, que es amor y caridad. Harían falta sacerdotes que trabajasen en darlo a conocer; llevarían el nombre de Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús» (J. Chevalier).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información